martes, 10 de febrero de 2009

María y Marc




La vida sin una sonrisa

3 comentarios:

Eladio dijo...

Les faltará la sonrisa. Pero hay que conseguir (tenemos que conseguir) que nunca les falte la más profunda, serena y gozosa alegría. Y sé que en eso estás.
En su nombre, y aun el de toda la sociedad (aunque se encoja de hombros demasiadas veces), ¡Gracias!

Dhanaev dijo...

Realidad... no se necesita nada más.
Un abrazo :o)

cris dijo...

Lo que daría por haber podido volver a achucharlos ... (q anda que no tiene chulería el peke ehhh .. :)) la madre q lo parió :-S )

Besosss de hoy llegoooo =))

;) :*